Blogia
coyuntura

UNA COYUNTURA DE REACTIVACION DE LAS DEMANDAS SOCIALES - SEMANA DEL 7 AL 13 DE AGOSTO

¿revolución de los pinguinos versión 2? 

Los chilenos tenemos la mala costumbre de la mirada de corto plazo, demasiada mirada de corto plazo y nula mirada de largo plazo. 

¿Alguien podía prever en mayo de este año, que los estudiantes volverían a salir a la calle?   Las señales eran demasiado evidentes como para creer que con una Comisión Asesora Presidencial se iban a tranquilizar las aguas estudiantiles.   Sobre todo cuando comprendemos que los tiempos y ritmos de urgencia con los que funcionan los estudiantes son completamente distintos de los tiempos a los que funcionan ministerios, autoridades y políticos instalados en el poder.  En Ciencia Política le llamamos "tempo" a ese ritmo distinto al que funcionan los hechos políticos respecto de los demas hechos sociales.  Y evidentemente, ahora que viene agosto y sobre todo que viene septiembre (un mes caliente por sí mismo), deberemos acostumbrarnos a que el tempo al que giran los movimientos estudiantiles es distinto y mucho más acelerado, urgente y vertiginoso que el tempo de los políticos y autoridades.

Veamos la siguiente información presentada ayer martes 8 de agosto por el diario La Nación de Santiago. 

"La marcha partió temprano. Más de 500 estudiantes se juntaron a eso de las nueve de la mañana en la Plaza La Chancaca, de la comuna de Maipú. Sus dirigentes los arengaban a marchar por las principales avenidas de la comuna, para llegar hasta la Corporación de Educación, donde se juntarían con otras columnas que provenían de distintos puntos de la ciudad. Allí esperaban conversar con Carlos Delgado, secretario general del organismo, que administra los colegios municipales. Antes de eso, los escolares fueron aumentando en número y al llegar al lugar ya sumaban cerca de dos mil.    Sus peticiones, tal como lo habían anunciado el día anterior frente a la ministra de Educación, eran conversar sobre la quiebra de la Corporación y la infraestructura de los colegios y acusar la debilidad del Consejo Asesor de Educación.

Allí los recibió Delgado, quien intentó un diálogo que no prosperó. Los estudiantes aprovecharon la presencia de los medios para pedirle “soluciones de verdad”, “no más parches” y que fuera por un día a sus colegios “a comer lo que comemos y a ducharse con agua fría en instalaciones con ratones”. Los cinco dirigentes que entraron a hablar con Delgado fueron inflexibles y expusieron toda su frustración por un sistema educativo que no los satisface: “Aquí ya estamos cansados de promesas falsas, además ¿De qué nos sirve tener un poco más de plata? ¿Con eso tendré mejor educación?” preguntó Schubert Fenero, estudiante del Colegio Carolina Llona de Maipú. Y prosiguió su discurso, ante un atónito secretario general de la Corporación: “¿Por qué no cambian la estructura? ¿Por qué no luchan por nosotros, si somos su futuro, o no? ¿o somos simplemente sus clientes para que se llenen los bolsillos de plata?”.

Mientras el funcionario municipal trataba de calmar los ánimos, los jóvenes le lanzaron un ultimátum. Debía salir a hablar a los más de dos mil estudiantes que esperaban afuera y proponerles una respuesta a nombre del municipio.

A partir de la negativa de Delgado, los secundarios comenzaron una ruidosa cuenta regresiva. Forzaron la reja de entrada y se tiraron contra la propiedad lanzando piedras, y rompiendo algunas luminarias.

Hacerlo no les costó nada. El heterogéneo grupo había comenzado desde temprano a juntar piedras y rabia. Así, mientras la marcha avanzaba por Avenida 5 de Abril, los muchachos llenaban sus mochilas con escombros que encontraban en la orilla del camino. Algunos incluso, lanzaron objetos a la prensa para que no los filmaran o fotografiaran.

Luego de salir de la Corporación de Educación, los secundarios se fueron hacia la municipalidad de Maipú, donde quebraron los vidrios del edificio y se desató una batalla con Carabineros, que se extendió por más de una hora. Según la
“Por qué no va por un día a nuestros colegios a comer lo que comemos y a ducharse con agua fría en instalaciones con ratones” le gritó Schubert Fenero, vocero de los secundarios maipucinos a Carlos Delgado, secretario de la Corporación de Educación de la comuna.
 
Intendencia Metropolitana, se contabilizaron 110 detenidos, diez de ellos adultos, dos encapuchados por robo, daño y desórdenes, además de tres carabineros lesionados. El alcalde de Maipú, Alberto Undurraga, señaló que comparte muchas de las demandas pero “de ninguna manera justificamos la violencia”. Undurraga anunció para hoy el recuento de los daños, que incluyen patrimonio público y privado.

“He visto con profunda preocupación y tristeza lo que ha ocurrido, no entiendo por qué se produce una situación como ésta, ya que esperamos que los alumnos puedan estar en sus establecimientos adquiriendo competencias y herramientas para desenvolverse en la vida”, dijo ministra de Educación Yasna Provoste, quien además recordó que se reunió el lunes con la Asamblea de Estudiantes y que fijaron un próximo encuentro para el jueves, por lo que los temas están avanzando.

La secretaria de Gobierno señaló que “con los compromisos hemos dado un paso que no tiene precedentes en la historia: aumentamos las becas PSU de 20 mil a más de 160 mil, dimos becas para alumnos en práctica de liceos técnicos, también modificamos el decreto 524”, por lo que, a su juicio, no habría motivos para manifestarse.

En relación a la tardanza que reclaman los estudiantes respecto al Consejo Asesor, Provoste señaló que “hay un plazo establecido y no hay duda que se va a cumplir, mientras el ministerio sigue trabajando en otros temas, como la superintendencia de Educación”.

En tanto, Maximiliano Mellado, vocero de la zona centro de los secundarios, señaló que apoya a los estudiantes, pero que no están detrás de lo ocurrido ayer en Maipú, desmarcándose de los hechos de violencia sucedidos. 

Lo menos que podemos hacer frente a estos hechos es confundir los deseos con la realidad.La queja de los estudiantes, la profundidad del malestar de los estudiantes secundarios frente a la calidad del sistema educacional, es mucho mayor, mucho más profunda de lo que el resto de los ciudadanos y de la clase política parecen siquiera intuir.  Un malestar hondo y profundo que ahora se dirige a la calidad de la infraestructura y en Magallanes debieramos dar una segunda mirada, esta vez una mirada crítica certera, para ver si la infraestructura que estanmos ofreciendo a nuestros estudiantes secundarios (liceos y colegios) es aquella que ellos se merecen, en términos de dignidad y de decencia. Lo que los estudiantes secundarios están haciendo no es más que tomar conciencia de las condiciones en que los hemos puesto a estudiar y en la calidad (material y pedagógica) de la educación que les estamos ofreciendo.

El "problema"  no está en el "grado de politización" del movimiento estudiantil.  El "problema" sería si esa politización, que de ser cierta, habría que analizarla en detalle, el problema sería si esa politización responde a una realidad objetiva: el deterioro de los establecimientos secundarios.  Ninguna politización estudiantil podría "inventar" el problema de la mala calidad de los sistemas educacionales; el problema existe desde antes que los estudiantes tomen conciencia de que son una fuerza social emergente. 

Explicar o intentar explicar estas manifestaciones por supuestas e imaginarias manipulaciones secretas, es perder de vista el hecho esencial por una ceguera ideológica: los estudiantes reclaman por algo que es justo y urgente. 

demandas sociales pendientes

Los trabajadores de la Salud han reclamado desde hace varias semanas un mejoramiento de la calidad de sus condiciones de trabajo.   Hoy el país dispone de un servicio público de salud fuertemente deficitario, en el que por una parte, la atención primaria recae en Corporaciones Municipales que han demostrado su fracaso e ineficiencia, ya que la mayoría de ellas se encuentran quebradas con deudas impagables y déficit cuantiosos.  Lsas distintas organizaciones representativas de los trabajadores de la salud demandan mas recursos para los hospitales y servicios públicos de salud y anuncian el riesgo de que se continúen externalizando y privatizando los servicios.   Un paro nacional es una eventualidad muy probable. 

Leemos en La Nación del 22 de junio recién pasado:  "Aunque no fue un movimiento masivo, se hicieron sentir. Los cerca de 200 trabajadores de la salud que paralizaron ayer sus actividades en cinco hospitales públicos de la Región Metropolitana generaron un retraso en varias cirugías de al menos dos semanas.    Como es habitual, los balances fueron dispares. Mientras los dirigentes aseguraron que el 40% de los funcionarios habían adherido a la movilización, el Gobierno dijo que sólo se logró un 2% de apoyo. “A pesar de algunas intervenciones que no se hicieron, la gente siempre tuvo atención ya que sólo cinco hospitales paralizaron de un total de 30 en la capital. De todos modos los trabajadores saben que estamos abiertos al diálogo”, planteó la ministra de Salud, María Soledad Barría, quien agregó que una vez que culminen las movilizaciones “analizaremos la situación contractual de quienes no trabajaron como correspondía”.    Si bien las manifestaciones se concentraron durante la mañana, por la tarde hubo una serie de reuniones que terminaron por deponer el paro. Según explicó el tesorero de la Fenats Metropolitana, Emilio Guzmán, se reunirán hoy con el seremi de Salud de Santiago, Mauricio Osorio para conversar sobre las demandas laborales que aquejan a los trabajadores.    Entre éstas se encuentran una atención más digna para los pacientes, mejor trato, el término de la sobrecarga de trabajo y aumentos salariales.    “Seguimos estando en alerta y después de esta negociación veremos si volvemos a paralizar nuestras actividades”, advirtió Guzmán.    De todos modos, la acción realizada ayer tuvo sus costos. En el Hospital San José donde participaron cerca de 300 funcionarios, sólo funcionó el pabellón de urgencia. Esto provocó que sólo 6 de las 35 cirugías que estaban programadas para ayer, se resolvieran. Aunque la mayoría de las intervenciones eran menores, hubo problemas urológicos e incluso un paciente con un tumor al pulmón que no fueron atendidos. Por ello el director del recinto, Carlos Bottner dijo que gracias a que en los próximos días se inaugurará un nuevo pabellón en el San José, las operaciones se realizarán en las siguientes semanas.    En el Hospital Sótero del Río se vivió una situación similar. Cerca de 16 intervenciones mayores ambulatorias (patología benigna de mama, cirugías traumatológicas al codo o rodilla, vesículas o hernias) se reprogramaron para los próximos 15 días. “A partir de hoy comenzaremos a llamar a estos pacientes para darle una nueva hora. Por suerte abriremos en los próximos días 36 camas para realizar cirugías incluso los días sábado, lo que nos ayudará para no demorar la atención que no se realizó”, aseguró el director del Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente, Pedro Yañez.    En el caso de la Posta Central, su director Leonardo Ristori aclaró que el número de operaciones pospuestas es menor -corresponden a cirugías electivas privadas, especialmente traumatológicas y abdominales- por lo que se llevarán a cabo la próxima semana.    Otros recintos como el San Borja Arriarán y Félix Bulnes decidieron sólo paralizar aquellas áreas de menor demanda y participar a través de manifestaciones al interior de los hospitales.    A nivel del público, el paro pasó más bien inadvertido para los pacientes que llegaron hasta los centros asistenciales que participaron, ya que se atendieron todas las urgencias a través de turnos éticos. Por su parte, el senador Guido Girardi (PPD) y los diputados Enrique Accorsi (PPD) y Fernando Mesa (PRSD) solidarizaron con los trabajadores y denunciaron que esto no es más que la muestra de una crisis que afecta al modelo de atención primaria."  (La Nación, 22 junio, 2006).

Resulta evidente que el modelo de salud basado en los recursos fiscales "siempre escasos" y en la privatización de los servicios, hace crisis nuevamente.  El plazo ha sido fijado para el 30 de agosto en el actual proceso de negociación entre las organizaciones gremiales y el Ministerio de Salud.   La presión de las organizaciones de los trabajadores de la salud también podría entenderse como parte de una maniobra político-social dirigida a lograr obtener mas recursos fiscales para sus remuneraciones y para los hospitales públicos, en un momento en que nos aproximamos al debate legislativo por el Presupuesto Fiscal 2007. 

¿Se podrán disolver con el agua sucia de los carros lanzaaguas las demandas de los funcionarios y profesionales de los hospitales públicos?

trabajadores del cobre

La huelga en Escondida, la mayor mina privada a cielo abierto del mundo, acapara hoy la atención del mercado internacional, temeroso de que los precios del cobre alcancen la barrera de los cuatro dólares la libra.   El paro, iniciado el lunes, está afectando a más del 60 por ciento de la producción -normalmente ronda los 3,5 millones de toneladas diarias- con pérdidas que oscilan entre 15 y 20 millones de dólares por día.

En representación de los más de dos mil trabajadores del gremio, líderes sindicales se reunieron la víspera durante más de una hora con dirigentes de la empresa, pero las negociaciones no avanzaron "ni un milímetro", según voceros.   Pese a que el sindicato aseguró que se encontraban a "cero avance, a cero fojas", representantes de Escondida, un consorcio que agrupa a varias de las más grandes transnacionales del sector, afirmaron que "el diálogo continúa" y que están "optimistas".   Sin embargo, Pedro Marín, vocero del gremio, indicó que la empresa presentó la misma propuesta inicial, muy distante de la demanda de los trabajadores. "Fue una pérdida de tiempo, discutimos y analizamos lo que ya habíamos visto", afirmó.    La oferta de Escondida considera un bono por término de conflicto de dos millones, otro por el alto precio del cobre de seis y un crédito blando de tres, lo que totaliza 12 millones de pesos (unos 20 mil 400 dólares), amén de un ajuste salarial del tres por ciento.

Los mineros reclaman en cambio bonos por una suma general de 16 millones de pesos (unos 29 mil 600 dólares) y un aumento real del 13 por ciento del sueldo base, además de otras garantías en salud y educación.   Luis Troncoso, presidente del sindicato minero, declaró que cancelarán una reunión prevista para hoy y cualquier otro contacto con la empresa hasta tanto ésta no presente una mejor oferta sobre los contratos colectivos de trabajo.
La demanda de los mineros busca igualar sus salarios y los beneficios al actual escenario de precios del metal rojo, que bordea los 3,5 dólares por libra, en una espiral que sigue en aumento.   Los valores actuales -afirman- superan en más de cinco veces los 0,67 dólares por libra que tenía el cobre en la anterior negociación colectiva del 2003, y que le ha permitido al consorcio multiplicar varias veces sus utilidades (más de dos mil millones el pasado año).

Los mercados, mientras tanto, siguen expectantes la evolución del conflicto, y aunque no se esperan aún reacciones significativas en los precios, ello dependerá de cuánto se prolongue el paro.

Gran parte del efecto de la Escondida ya estaba internalizado en el mercado porque se asumía que íbamos a tener efectivamente una huelga, pero si el conflicto se prolonga, ahí sí que habrá efectos, señaló Francisco Montaner, analista de Euroamérica Corredores.

En igual sentido se expresó el economista de la Universidad de Chile Franco Parisi, quien destacó que "las empresas mineras generalmente se adelantan a estos fenómenos y empiezan a comprar futuros de cobre para poder estar calzados con su producción".

Esto deriva en que no haya de momento mayor impacto en el valor del metal rojo y su cotización en Londres.

"Este fenómeno de huelgas, tanto legales como ilegales, comenzaron en México en junio de este año, y lo más probable es que se prolongue", agregó Parisi.   El precio del cobre muestra hoy una leve recuperación al cerrar en 355,390 centavos de dólar la libra en la Bolsa de Metales de Londres, mientras las acciones de la BHP Billiton, principal propietaria de Escondida, bajaron el lunes 2,6 por ciento.  Sin embargo, para el analista John Meyer, de Numis Securities, la huelga puede ser el inicio de una nueva tendencia alcista y los precios podrían superar la barrera de los cuatro dólares si el conflicto se extiende más de lo previsto. (Crónica Digital, 9 agosto 2006.)

___________________

Fuente: www.lanacion.com Periódico La Nación, Santiago, 8 agosto 2006. www.cronicadigital.cl periódico electrónico Crónica Digital. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres