Blogia
coyuntura

LA REVUELTA DE LAS MULTITUDES INTELIGENTES

 

Las manifestaciones estudiantiles de este mes de mayo en 2006, son una especie de reedición retardada, muy retardada de los movimientos estudiantiles de mayo de 1968.

Con una gran diferencia.  Esta vez no se trata de masas anónimas que salen a la calle a romper todo, aunque fuertemente motivadas por una ideología movilizadora y aglutinadora, esta vez se trata de lo que ciertos autores denominan las multitudes inteligentes.

Fin a la época de las masas ideológicamente movilizadas y comienzo a la época de las multitudes ilustradas, inteligentes, conectadas y operando en redes virtuales.

Las multitudes inteligentes pueden definirse como realidades sociológicas y virtuales que se manifiestan cuando las tecnologías de la comunicación amplífican y multiplican las capacidades humanas de cooperación, de interlocución y de coordinación, contagiando mensajes y contenidos, demandas y aspiraciones, sobre la base de mínimas formas de organización. Los impactos de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que parecen definir y explicar a las llamadas multitudes inteligentes, ya han mostrado que pueden tener efectos al mismo tiempo beneficiosos y destructivos. Las mismas TIC sirven para expandir el rango participativo del sistema democrático y otros actores, las utilizan para coordinar ataques terroristas o para asegurar una invasión militar a un país extranjero.

Algunas de las TIC que comienzan a hacer posibles la existencia de las multitudes inteligentes, son los mensajes por la telefonía móvil, las redes de blogs y otros sistemas sencillos de computación en microprocesadores baratos, como los que hay en objetos de uso cotidiano.             

Por ejemplo, los participantes en las manifestaciones antiglobalización en varias ciudades del mundo desarrollado usaron páginas web manipuladas, teléfonos móviles  y tácticas de "enjambre" en la llamada "batalla de Seattle" del año 1999. También hay que consignar que un millón de filipinos derrocó a su presidente Estrada por medio de manifestaciones convocadas y coordinadas mediante teléfonía móvil.

La gente que forma parte de la multitud inteligente coopera, se coordina y se intercomunica de maneras que nunca antes fueron posibles y a velocidades absolutamente desconocidas antes, porque llevan aparatos que poseen al mismo tiempo propiedades de comunicación y de computación. Los carteles mediáticos y las agencias gubernamentales tratan de volver a imponer el régimen de la era de la radio, privando a los usuarios de la tecnología del poder de crear y dejándoles sólo el poder de consumir.

Esta lucha por el poder informacional está en el trasfondo de las batallas por el file-sharing, la protección contra las copias y la regulación del espectro de la radio.

Las multitudes inteligentes son grupos de personas que emprenden movilizaciones colectivas —políticas, sociales, económicas— gracias a que uno o varios instrumentos de comunicación posibilita el despliegue de otros modos de organización y de nuevos universos simbólicos, a una escala novedosa e inesperada, entre individuos que hasta entonces no podían o no imaginaban coordinar tales movimientos. Una multitud inteligente — en realidad, cualquier grupo que coordina actividades presenciales con sistemas electrónicos móviles— no es necesariamente prudente o benévola.   Hay que leer alguno de los libros de Howard Reingold que es uno de los primeros en interrogarse sobre las formas y consecuencias de estas nuevas multitudes. 

Asistimos al surgimiento de nuevos códigos y nuevos soportes de la comunicación política.  Un joven estudiante con un celular provisto de cámara fotográfica y un iPod, puede desplegar contactos, generar noticias, producir acontecimientos y poner en movimientos redes comunicacionales virtuales que ninguna estructura política establecida puede controlar o impedir.

Nos encontramos en presencia además, de nuevos modos de organización social, cultural y política en ciernes. Las redes telefónicas inalámbricas y los sistemas informáticos accesibles para cualquier usuario constituyen, junto con las personas, un potencial inimaginable, comparable al que tuvo en su época la imprenta o el alfabeto. Es posible predecir que no serán siempre pacíficas o democráticas todas las movilizaciones políticas futuras organizadas por Internet y teléfono móvil. Es probable que estemos asistiendo al surgimiento de formas de un nuevo orden tecno-social. (Un análisis más detallado del concepto de multitudes inteligentes, se desarrolla en mi ensayo "Multitudes inteligentes en el siglo XXI", que se encuentra en mi blog: http://futuroposible.blogia.com)

Mientras escribo esto, los estudiantes en manifestación marchan por las calles de Santiago, de Valparaíso o de Punta Arenas, y cientos de ellos van comunicados por celular con sus familias, sus amigos, sus padres, sus pololos y la muchedumbre se mueve como un masivo e imponderable enjambre de aves que se desplaza por el cielo virtual de la sociedad, segun el cambiante horizonte que les indica el más reciente mensaje recibido y enviado. 

Punta Arenas - Magallanes, mayo 29 de 2006.

Manuel Luis Rodríguez U.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres